evolucion zapatos

100 años de moda en calzado

El zapato se convierte en protagonista en los años 20, cuando las faldas se acortan y el calzado empieza a dejarse ver.

Puntas redondas con tacón puntiagudo en colores neutros, marrones, negros y grises. Colores que se fueron volviendo más atrevidos virando al rojo, el verde y el dorado a finales de la década.

Los protagonistas:  los merceditas con la tira en forma de T y con una altura de tacón de 2 a 3 cm. Las suelas de goma fabricadas durante la Primera Guerra Mundial se popularizaron.

Por la noche, los zapatos se vistieron de brillo fabricados en brocados o satenes y con botones hechos con esmaltes e incluso joyas.

Para el hombre desaparecieron las polainas y el zapato se hizo más corto y grueso. Aparecieron las lonas para practicar deporte y los zapatos Oxford se convirtieron  en los reyes de la noche con puntas redondas o agudas.  El charol negro dominaba la noche entre los más maduros; mientras que los jóvenes optaban por los zapatos combinados en  blanco y negro o marrón y blanco, ideales para bailar el Charleston.

Los famosos años 20 y el Charleston

La elegancia es la premisa de los años 30. Aparecen las sandalias, su origen: el turismo de las clases altas en la Riviera francesa a finales de los 20. De la playa dieron el salto a las fiestas y se convirtieron en las favoritas para los trajes de noche.

Se popularizaron los Peed-Toes que han inundado nuestros escaparates en los últimos años. Eran zapatos con un corte en la punta en el que asomaban los dedos, con tacón alto y en todos los colores.

Los actuales Peed-Toes

Salvatore Ferragamo y Andre Perugia se inspiraron en el Art Decó y sacaron a escenas los zapatos de plataforma y las cuñas.

Los 40 llevaron a la cima las plataformas y los tacones altos. Zapatos abiertos en la puntera para vestidos de fiesta y de dos colores para usarlos con pantalones.

La crisis bélica agudizó el ingenio y empezaron a emplearse materiales más básicos y asequibles en la fabricación del calzado, como la rafia o el corcho.

Negro y marrón volvieron a ser los reyes después de décadas de brillos y colores. Los zapatos volvieron a las líneas clásicas y esa falta de innovación se suplió con los tacones de aguja de vértigo y con puntera afiladas: los stilettos.

Tacones de infarto para estilizar la figura en los 40

Los 60 dieron paso al “todo vale” y de esos años persisten tendencias como las botas hasta la rodilla, los tacones cubanos y las alpargatas de cuña. Yves Saint Laurent, de la mano de Castañer, popularizó éstas últimas

Para las más tradicionales, el stiletto fue dando paso al zapato de tacón medio, que hoy en día sigue presente en cualquier armario.

Los hombres comenzaron a usar mocasines planos de gamuza y, los más atrevidos, botas de tacón cubano, siguiendo la tendencia de los Beatles.

El charol se impuso en todos sus colores y la tendencia hippie trajo consigo abalorios de la India o África.

Los Beatles con botas de tacón cubano

Más tranquilos fueron los 70, sin cambios en la moda del calzado.

Las botas se acortaron y pasaron a ser botines en los 80. Se popularizó también un estilo sport con botas de basket. Y los zapatos bajos se dejaron ver incluso en las grandes ocasiones.

Las hebillas fueron las protagonistas de los 90, de alguna manera había que sujetar al pie los tacones cuadrados y gruesos que se llevaban. Las puntas se redondearon  y en las sandalias se impuso el estilo grunge: planas, con plantas bio y tiras con hebillas; en la línea de las sandalias Birkenstock.

Estas birckenstock puedes encontrarlas en Callezapateria.com

http://www.callezapateria.com/