zapato.formal.caballero

El zapato de caballero: usos y estilos

El zapato de caballero tiene un envejecer más “tranquilo” porque los cambios a lo largo del tiempo le afectan menos y porque los clásicos no pasan de moda. Pero también es verdad que, en los últimos años, se ven en los escaparates colores más vivos y suelas más arriesgadas.

cole.haan

Negro y marrón siguen siendo los colores dominantes y es que no todo vale para cualquier ocasión. Los cortes modernos y los colores más escandalosos se adaptan mejor al look informal. Mientras que el zapato clásico va avanzando por el devenir de los tiempos con pocos cambios, pero con seguridad.

En el mundo del calzado de caballero se puede hablar de 3 grandes grupos que englobarían diferentes estilos:

ZAPATOS DE CORDONES

Dentro de estos podemos encontrar varios estilos.

El Oxford es el zapato elegante por excelencia, aunque su origen sea humilde ya que se crearon para combatir las incidencias meteorológicas en las tierras irlandesas y escocesas con un zapato de piel, cerrado y con una suela gruesa. Pero su uso lo popularizaron los estudiantes de Oxford en el siglo XIX, de ahí el nombre.

Los Oxford, a primera vista, parecen un zapato hecho de una sola pieza, porque la parte en la que se alojan los cordones (la pala) está cosida interiormente.

Es un modelo clásico y elegante, con o sin perforados. Sin duda alguna es el que se debe elegir para una ceremonia o gala y siempre de color negro. El color marrón va perfecto con trajes azules marinos y si son de ante le daremos un toque más informal.

lottusse---t-1993

El Derby, también conocido como blucher, surge entre el ejército prusiano, en la medida en la que las botas militares se van acortando. Sus hormas son más amplias, porque las palas (donde se alojan los cordones) van cosidas por fuera.

Su uso es más informal, por lo que no se recomiendan para ceremonias, pero sí con trajes o una ropa más casual.

Las deportivas son las reinas de los escaparates, de todos los colores y materiales, con chinos y con vaqueros. Con suelas blancas y de colores con cordones o elásticos. De piel o de materiales sintéticos.

MOCASINES

Los mocasines tienen su origen en los años 30, cuando se crea un zapato blando y sin cordones, fácil de poner y quitar y conocido como loafer, que podría traducirse como holgazán.

Según su diseño, los adornos que tenga o el tipo de suela, puede considerarse como un zapato informal, para llevarlo incluso sin calcetines; o formal y, por tanto, complemento perfecto a un traje pero no en ceremonias.

castellano---800

berwick---4172

Los Naúticos son mocasines con suelas antideslizantes y estriadas para dar un buen agarre. No en vano, se idearon, allá por los años 30, como un calzado con el que mantener el equilibrio en las embarcaciones de recreo. Se popularizan en los años 80 completando un estilo deportivo con un punto de elegancia. Son un buen complemento con chinos, vaqueros y shorts.

timberland---25045

El estilo Tods se caracteriza por las suelas hechas con taquitos de goma. Su origen es italiano, eran propios de los conductores de los 50, aunque se popularizaron veinte años después. Son un híbrido de mocasín, perfecto para restar seriedad a un traje.

clarks---261069987

MONK STRAP

Forman el tercer gran grupo dentro del calzado de caballero. Son zapatos formales con hebilla con origen en las sandalias que llevaban los monjes. Cada vez se ven más en eventos de etiqueta, siempre en ambientes formales, aunque hay valientes que se atreven con ellos combinándolos con vaqueros o chinos. Sientan mejor con pantalones de pernera estrecha, para evitar que se enganchen en las hebillas y permitir que se vean los detalles del zapato. Resultan cómodos de poner y quitar y permiten adaptarse a cada pie.

angel-infantes---81008-1

En cuanto a los colores, dentro de los zapatos formales, el negro es el color indiscutible para ceremonias y grandes acontecimientos. Mientras que el marrón e incluso el burdeos, son más adecuados para un estilismo más casual.